El sábado 7 de diciembre fue el día elegido para la realización del primer “Copahue Metal Fest” en el conocido Palermo Club de la capital bonaerense. Cinco bandas  fueron las encargadas de hacer vibrar a Palermo con buen Metal en  este referente nocturno del conurbano.

A las 6 de la tarde ya estaban en el escenario los muchachos de Ranterío.  Este cuarteto con un larga duración en su haber nos presentó un sonido actual y honesto, un groove metal que nos ponía en ambiente para lo que vendría esa noche. De su disco “Agonía” interpretaron las canciones “Nuevo Mundo” y “Mi prisión”. La banda también aprovechó para presentar uno de sus temas más recientes: “Nunca me verás a tus pies”.

Cerca de las 7pm Toro Santo estaba en tarima ofreciendo pesados riffs a un ritmo de Hard Rock a lo moderno, nada de psicodelia ni revivals raros, esto es rock duro del siglo XXI donde destaca el sonido de la Gibson. La banda se dio con todo en el escenario entre risas y con la energía que fluye naturalmente. Esta banda si bien no es legendaria cuenta con una trayectoria importante en la escena  y su frontman no tiene temor en demostrar que sabe lo que hace para ganarse al público.

Ya entrada la noche era el turno de los Azeroth, con una convocatoria que puso a valer el espacio del local. El tema introductorio ya nos  ponía alertas con mucha velocidad, estamos a mitad del  viaje en el Copahue Metal Fest.  Azeroth hizo un excelente despliegue de su técnica, donde destacaron los solos de guitarra de Pablo Gamarra y la cálida voz de Ignacio Rodríguez, al ritmo preciso del poderoso bajo de Fernando Ricciarduli, los cueros de Daniel Esquivel y las melodías de Leonardo Miceli, quien emocionado hacia el final de la presentación salió a grabar en video a sus compañeros. Azeroth anunció que esta era su despedida oficial del 2019 y que volverán en 2020 con un concierto en el Teatro Flores. Algunos de los temas más emotivos para el público fueron: “Entre las cenizas”, “El fin de los tiempos” y “Existir”. También sonó el respectivo homenaje al rock nacional con el tema de Rata Blanca “Rompe el hechizo” con lo cual los asistentes quedaron con ganas de más.

Ya el reloj marcaba las 9pm y era el momento de la parte más pesada de la noche, con los muchachos de Against, quienes si bien parecen más jóvenes que el resto, tienen tres discos en su haber (Emerger ,Soy Libertad y Cultura Pesada) y un sonido sólido que se alimenta de la escuela clásica del Thrash Metal. Una alineación en la que las tres cuerdas (bajo y guitarras) cantan y hacen coros, súper interesante, gran concierto de estreno de su baterista. También invitaron a cantar a su colega “el Chino” quien hizo una muestra melodiosa importante, sonidos de hard rock, riffs duros, me quedé con ganas de que se armara un pogo. Muy buen uso de los visuales, aunque puedo entender que a algunos les parezca excesivo, indiscutiblemente una parte importante de la puesta en escena en estos nuevos tiempos. Entre los temas destacados de su presentación mencionaré “La sangre de los nuestros”, “Alzando mi odio” y “La marcha”.

Nuevamente la gente se aglutina hacia la tarima para ver el cierre épico de la noche, así dio inicio Lörihen. Cerca de las 10:30pm la multitud recibió a sus ídolos coreando el popular “oé” recibido por la descarga de “Bajo la cruz”. Con temas que mantuvieron al público arriba, también hubo oportunidad de abrazarse y quizá hasta para prender algún encendedor, la banda de paseó por algunos temas clásicos. La banda que quizá ahora suena un poco más Hard Rock que en otros tiempos, sigue motivando a su público que vino desde muy lejos a verlos (algunos desde Córdoba). Los temas más vitoreados por el público fueron: “Libertad”, “Cuando tus brazos” y “Muro del silencio”. La banda cerró con doblete conocido por todos, popular a finales de los 90 “Enter Sandman” y “Symphony of Destruction”. Seguidamente interpretaron “Vida Eterna” donde se subieron al escenario a compartir (y a tocar) los músicos de las demás bandas, para un cierre festivo del encuentro de grandes amigos y colegas músicos que no pueden juntarse cada fin de semana. Impecable el desempeño de su vocalista Lucas Gerardo quien además desborda gran carisma, las guitarras de Ezequiel Catalano y Emiliano Obregón no defraudan, en justa sincronía con Hernán Ríos y Christian Abarca, un quinteto de lujo.

El cierre fue con la canción “Highway To Hell” ya cercana la media noche, cuando la magia del Copahue llegaba a su fin. Quedamos a la espera de más ediciones de este Festival donde no solo el público asistente quedó satisfecho, sino también los músicos, todo esto gracias al apoyo de las productoras el EMERGENTE, DARKPHONIC y CONTRA.

Por Coromoto Jaraba

Ph Marcela Verónica Gallo

Comentarios Via Facebook

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here