El sábado 22 de febrero metaleros de todas las edades nos congregamos en The Other Place, Almagro para celebrar los 50 años de los padres del Heavy Metal en el Homenaje a Black Sabbath, organizado por Nuevo Under. Seis bandas desplegaron su talento y recorrieron junto al agite de los fans, todas las etapas de esta banda que nos ha marcado a todos.

Siendo poco más de las 21.30 ya estaban listos los primeros stands de merchandising al final del largo pasillo de entrada: cueros, tachas, remeras, Cds, parches, pines. Había un sector elegido donde se encontraban documentos, flyers, fotos y autógrafos. Otro sector convertido en barbería y también una zona de tatuajes y piercing.

Quienes abrieron la noche fueron los chicos de la banda instrumental Prototipo con una interesante puesta en escena al estilo steampunk: Ricardo Martínez, un bajo “Doctor Peste”; el guitarrista Brian Blanco vestido con cueros y prendas de otra época más unas antiparras extravagantes con tubos. En la batería, Germán Vivero usando una galera y un monóculo símil a una vista de rayo láser y en la voz, como invitada, Sabrina Gorosito de Oncofago.  Sabrina y su voz versátil, de graves a agudos explosivos cautivaron a los presentes. «Black Sabbath», «Hole in the sky», «Lady Evil» y «God is Dead» fueron los temas para el homenaje. Para el final de la noche, los chicos cerraron con un tema propio que es «Manifestación del Miedo» donde se conjugaban canto, susurros, narraciones y hasta una parte instrumental donde Sabrina les cedió el escenario y los chicos de este proyecto psicodélico que mezcla Metal Stoner y Doom Metal se lucieron increíblemente.

Continuaron los chicos de Crytical: claridad, poder y teclados incluidos. Una banda cuya tracklist estaba compuesta con un equilibrio perfecto entre temas propios y homenajes a Sabbath de la era Dio con canciones de los álbumes de estudio de “The Mob Rules” y “Dehumanizer”: abrieron con “The Mob Rules” y la gente acompañando desde los primeros acordes con el usual “oh, oh”. En “Entre Rejas”, Crytical mostró su estilo Hard Rock Progresivo, seguido de “I”. “Alcanzar la Eternidad” anteúltimo tema continuado de “Master of Insanity” fue el final. Interesante e impactante fue escuchar estas reversiones de Dio con guturales  muy bien logrados y la excelente respuesta de la audiencia, vitoreando al final.

La tercera banda, los impredecibles Fughu con toda su excentricidad. El histrionismo de Renzo Favaro (voz), y sus miradas penetrantes que te hacen acordar a “La Bestia” de la trilogía cinematográfica “Fragmentado” prevalecieron durante toda su presentación.  Una ejecución impecable en donde los chicos también combinaron temas propios y aquellos de los padres del Heavy Metal. Notas altísimas impactantes y hasta un final instrumental fueron parte de la noche. Miradas llenas de emoción al interpretar  “Country Girl”, haciendo que todos al final querramos enamorarnos de una campesina y cerrando con un medley o enganchado, a propósito, que los Fughu seleccionaron especialmente para homenajear a Ian Guillan (Deep Purple) con los temas “Born Again” del álbum homónimo y “Zero the Hero”. 

Promediando la noche, cerca de las 00.30, Picaporters  subió al escenario. Con un inicio instrumental tremendo, tocaron temas propios. Se los veía compenetrados en su presentación donde potencia, melódicos y una clase de blues pesado con largos periodos donde sonaba la banda y luego la voz, se pudieron apreciar. Tema propio  “El Horror Oculto” abrió el  set. “Lord of this World” fue seguida de la primera canción lacrimógena de la noche que se hizo oír. Muchos de los presentes, emocionados estaban al borde de la lágrima con «Solitude». Se vio un público atento,  disfrutando de Picaporters con respeto y en un umbral de total solemnidad. Unos desperfectos con el bajo, por suerte no lograron interrumpir la noche. “War is Over” y ”Electric Funeral” fueron interpretadas hábilmente. Otro tema de ellos “Amantes Instantes” fue el anteúltimo al que le siguió un asombroso final donde el trío levantó la temperatura con el infaltable «Children of the Grave”.

Buffalo fue la penúltima banda. Ya cerca del final, los chicos con su carisma y entusiasmo subieron al escenario. Fueron quienes más apostaron a la ejecución de temas propios. En uno de ellos, un juego de tiempos exactos entre batería, guitarra y bajo en una sucesión de falsos finales, mostró la exactitud, habilidad y química que tienen estos músicos.  Si bien una seguidilla de problemas técnicos hizo necesaria una pausa, una de las señoritas de «Dirty Women» fue la salvadora de la noche y prestó su guitarra a Claudio (voz y guitarra). Cabe resaltar que más allá de los nervios por el percance, persignaciones de por medio y muchos agradecimientos de Claudio hacia las chicas y luego de la afinación de la viola, Claudio ejecutó esos solos como si conociera a esas seis cuerdas de toda la vida. También contaron con Lucas como cantante invitado para la última parte del show donde interpretaron los temazos “Symptom of the Universe” y “The Wizard” en donde la gente no paró de corear a full.

Dirty Women fue el broche de oro a esta celebración del 50 aniversario de Black Sabbath. La banda tributo argentina a Sabbath con todas sus artistas en escena desplegó técnica, ejecución y glamour. No se dejen engañar por el look un tanto despreocupado de Teff (voz), ella y todas las mujeres que conforman este quinteto, se apoderan del escenario con unos solos de guitarra  poderosos, rasguidos de bajo imponentes, teclados psicodélicos, una batería a pura energía y una voz dulce que crece canción a canción. Repertorio cien por ciento Sabbath, la gente estaba frenética más allá de la hora, clásico tras clásico. Hasta el bis fue pedido con vigor y las chicas le dieron al público lo que pedían. Al aviso de «Es el tema más quemado de Sabbath, pero a quién no le gusta?» esta noche de festejo culminó con el tan aclamado “Paranoid” y la gente explotó. Te dejo el tracklist para que veas la fiesta que fue: Snowblind – Sweet Leaf – NIB – War Pigs – Sabbra Cadabra – Iron Man – Into the Void – Sabbath Bloody Sabbath – Paranoid.

Homenaje como pocos, todos los que tuvimos el privilegio de ser parte de esta noche nos fuimos convencidos de que a 50 años de Black Sabbath, su legado sigue tan vivo como siempre y lo seguirá siendo gracias el público que más allá de llenar The Other Place, acompañó en cada canción hasta el último minuto y también a estas bandas que le ponen todo el profesionalismo y pasión en ponerse aunque sea un rato en los zapatos del creador del Heavy Metal, Tony Iommi.

Por Estefanía Yasmín

Ph Luis «Lucho» Olivera

Agradecemos a Leonardo Chiarenza por las acreditaciones.

Comentarios Via Facebook

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here