Mucho tiempo ha pasado ya desde aquella primera vez tuve el placer de ver en vivo al majestuoso Richie Kotzen, en el marco de la gira de presentación de Get Up, quien por aquel entonces se encontraba acompañado por Pat Torpey en batería y Phill Soussan en bajo. Han pasado ya 15 años y desde entonces, cada vez que Mr Kotzen pisa este suelo patrio, se ha convertido en cita obligada. Rememorando aquella vez en el Asbury Rock, uno puede notar el crecimiento que ha tenido Kotzen a lo largo de los años, crecimiento que me atrevo a decir, se ve reflejado a su vez en los músicos que lo acompañan. Habiéndolo visto con tres formaciones diferentes, claramente se entiende que, no por casualidad, el actual Mike Bennett y Dylan Willson, llevan ya 9 años acompañándolo. Este “POWER TRIO”, ya es sabido, es garantía de satisfacción.  

Con todo este background, la cita era en el Teatro Flores, el domingo 17/11/19, a las21 hs. Así, con estricta puntualidad, a las 21 hs este power trio salía a escena, sin pompa, sin tema introductorio, sin grandes luces, solo ellos tres, y sus instrumentos. “Riot” fue la encargada de abrir la gala, un tema que desde el primer segundo deja al descubierto el virtuosismo de estos tres músicos, con riff típico “kotzen”, que no se puede describir, pero que los seguidores del músico saben apreciar. Los temas se fueron sucediendo, la noche levanto temperatura y Mr Kotzen se mostró como nunca: relajado, feliz, tanto que hasta bailo, si tiro unos pasitos con onda (cosa que no suele hacer). El público, ese público cautivo que tiene RK, canto, coreo, y celebro cada uno de los temas, mostrando que sabían exactamente de qué se trataba.

Los puntos salientes de la noche vinieron de la mano de los temas “Love is blind”, “Remember”, “Fear” (con un solo de guitarra descomunal). Como no podía ser de otra manera, Mike Bennett y Dylan Wilson hicieron gala de su virtuosismo y brillaron con sendos solos, lo suficientemente largos para no aburrir al público más si para degustarlos. Cabe expresar a riesgo de ser reiterativa, que estos dos son el engranaje perfecto para esta maquinaria y son un pacer para los oídos.  El cierre de oro de la noche estuvo dado por “Help Me”, y “You can’t save me”, ambos favoritos del público seguidor de Kotzen. Particularmente cada palabra del estribillo y del puente de “You can’t sabe me” es dicho tanto por el público como por el cantante, con una contundencia y fuerza en las palabras, que dejan percibir el sentido de sus palabras.

En conclusión fue un show donde no hubo fisuras, los músicos, el público, el sonido, todo en conjunción perfecta.

Se me viene a la mente una frase que alguna vez utilizo el “Ruso” Verea, en referencia a Megadeth, al decir “la sinfónica del Colorado”, pues, yo me atrevo, y sé que no es exagerado, tomar esas palabras y llevarlas a este power trio, que es la “sinfónica de kotzen”. Creo que con esas palabras ya está todo dicho. Festejo, celebro y disfruto cuando la música brinda esta clase de talentos.

Richie Kotzen, señores, ha pasado una vez más por Buenos Aires,  y con toda la gloria. Solo resta esperar a tenerlo nuevamente el año entrante y volver a deleitarnos con su talento. 

Riot

War Paint

Bad Situation

Your Entertainer (With drum and bass solo)

Love Is Blind

Doin’ What the Devil Says to Do

High

Peace Sign

Drum & Bass Solo

Fear

Remember

Venom

Help Me

You Can’t Save Me

Por Lorena Perez

Ph Marcela Gallo

Agradecimiento a Juan Manuel Acuña por la acreditación.

Comentarios Via Facebook

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here