La noche del sábado fue ideal para disfrutar de lo que prometía ser una fecha excelente y así fue. Día cálido, comienzo temprano del show y tres bandas en escena, las condiciones estaban dadas, al igual que las expectativas.

Como en las fechas de las grandes, bandas, hicimos fila para ingresar, mostramos el documento en la entrada, cosa rara, pero no molesta y al ingresar, se cambiaba la entrada por un CD de la banda que cerraba la fecha, Triddana, quienes se encontraban presentando dicho disco. Teniendo  en cuenta que con el valor de la entrada se cambiaba por el CD, nos da la pauta de que la fecha no fue realizada con ánimos recaudatorios, sino de difusión del trabajo efectuado.

Utópica fue la banda que dio comienzo a la fecha, presentes ante un nutrido grupo de personas, muchas de las cuales se quedaron firmes en las primeras posiciones frente a las vallas de contención.

La banda de San Miguel inicio su set presentando  temas nuevos, de los que esperan entrar a grabar próximamente y tener un disco para finales del próximo año. Con una propuesta escénica teatral, ya que todos sus integrantes portaban mascaras que bien podrían hacernos viajar por viejas memorias, desde la lejana cultura Azteca, tal la caracterización de su cantante hasta la milenaria cultura Egipcia, tras mascaras de Anubis, Tot y otras deidades difuminadas en la oscuridad del escenario.

La distribución del Escenario hizo que la batería quedara relegada a un lateral, ya que al frente estaba la que utilizaría la banda de cierre y eso le quitaba espacio ya que el mencionado escenario, no es muy amplio ni muy elevado, pero esto no evito que la banda pudiera lucirse y lucir su obra.

Luego del segundo tema, se quitaron las máscaras, agradecieron al público  y nos contaron que estaban presentando, y que elementos habían incluido en su nueva obra, mencionaron que en el primer trabajo Memorias de ficción, incluyeron historias pasadas y leyendas; para esta nueva obra, incluirán mitos y textual “porque no maldiciones”, Con lo cual ya está sola combinación habla que la nueva obra de Utópica volverá a tener temas con historias por develar.

Musicalmente los músicos se vieron ajustados, cada uno en lo suyo, interpretaron todos temas propios, dejándonos ver o mejor dicho oír las claras influencias del metal clásico y sinfónico. Pudimos disfrutar de un gran distendimiento de los músicos tanto al hablar con el público, tarea que estuvo a cargo de Karina, cantante y Walter, bajista de la banda.

Hubo dedicatorias para los seguidores y fans de la banda, e interpretaron uno de sus clásicos pero en versión inglesa, que se encuentra como bonus track del CD. Esto nos mostró que no hace falta saber inglés, para poder disfrutar de la magia de ese tema que no solo contiene un ritmo penetrante, conjuntamente con una historia que deja latiendo en el alma, que por cada ser hay un guardián….

La propuesta de Argan fue demoledora, por su simpleza y su combinación de géneros. Interpretaron temas de su EP y un par de covers reconocidos, pero hechos a la manera Argan, que en la particular vos melodiosa de su cantante hace que además de la historia de cada tema break the trought de The Doors y Burn de Deep Purple, se le sumara otra mística moderna, la de la forma de interpretación, que es de las que no se explica, se disfruta.

El batero, con la misma disposición fue mutando su indumentaria, sirviéndonos como un termómetro visible del calor que se iba generando con la interpretación de cada tema, comenzó con una campera de cuero, que al quitársela se le veía un buzo con capucha, luego una remera para finalizar literalmente en cueros, a puro golpe de pasión garra y fuerza interna.

Cada músico formo por separado y en conjunto, parte adicional del show que brindaban en conjunto, pudimos ver interpretaciones variadas de cada uno de ellos, como caminatas sobre el escenario, con el rostro tapado, tal el caso del bajista o gesticulando cada nota, como lo es en el caso de Gastón, quien nos hacía imaginar estar viendo a un Steve Vai mostrándole a un inocente Eugene que esta vez saldrá victorioso de la encrucijada porque se trata de la vida real.

El cantante se imbuye tan profundamente en los temas que interpreta que se lo vio en un par de ocasiones emocionado por el mensaje que estaba transmitiendo, mensaje que no por saberse de memoria y tener impregnado a fuerza de ensayos previos, pierde fortaleza y eso es lo que nos termina transmitiendo, esa vitalidad y fortaleza que no se puede apreciar en un video ni en un disco, porque una cosa es ver u oír a Argan en un medio físico y otra diferente es verlos físicamente, generando esto un completo entero.

Para el final, encadenaron uno de sus temas con un clásico de la vieja época y se bajó a cantar con una persona que estaba firme en la valla desde el primer set y no paraba de agitar “baje porque lo vi, y me di cuenta que este tema le iba a gustar y lo vi cantándolo y no lo dude, baje para compartir el momento con él”.

Gente de una simpleza especial, sembrando emociones y vivencias. Banda para tener en cuenta y seguir en sus próximas presentaciones.

Para el cierre, Triddana  detonó el local haciendo saltar a la gente desde el primer acorde, y eso que iniciaron con temas de su nuevo disco. Con una propuesta minimalista, que la utilizada para presentar su anterior obra, nos permitió disfrutar de la esencia de la banda en su expresión más importante, la música y el efecto que esta le genera a la gente que los va disfrutar. El nombre del disco es todo un mensaje y queda claro que ya no hay lugar a dudas de que la banda va encaminada por solidos caminos hacia el frente.

Con la mayoría de la gente agolpada en el frente, se tornaba dificultoso ver desde el fondo, no así de escucharlo, porque el sonido del lugar fue proverbial, para las tres bandas, pero ver se tornaba complicado, sobre todo al final donde el aumento y exceso de la utilización del humo hacia que se viesen sombras más que imágenes definidas, pero poco importaba porque se iba a disfrutar de una fiesta y fue lo que se obtuvo.

Para optimizar tiempos, Juan dijo bueno ahora es el momento en que decimos que nos vamos ustedes piden una más y nosotros les hacemos caso así que acá va y sonó la última con la misma fuerza que la primera, generando un circulo perfecto entre lo que fue, es y será Triddana.

Un tema esperado por algunos que querían comparar, fue interpretado Men of Clay y nos permitió ver que ya no es tiempo de comparaciones lo que fue ya no está y lo que está, se encuentra muy bien plantado y es lo que en definitiva cuenta. Las piedras están para ser sorteadas y mientras más grandes sean estas, mayor la satisfacción de verlas superada.

A lo largo del set se vieron volar púas del bajista hacia la gente y sobre el final hubo una lluvia de baquetas para el público,  que genero una serie de empujones para hacerse con este trofeo, cual tótem de madera.

Ver un show internacional, con músicos nacionales, hace que aunque minimalista, se haya disfrutado en su máxima expresión. Hay fuerza en Triddana y esta trasciende en cada que generan.

Por: Gabriel González

Ph: Gabriel Gonzalez

(Caminante Nocturno para Rompiendo el Sonido)

Agradecimientos a Diego Perri por la acreditación.

 

 

 

 

 

Comentarios Via Facebook

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here