Grabado en Guillaume Studios de París, es un disco que me ha dejado con muchas dudas. Sorprende el sonido, una mezcla de 80s y 90s y  por lo menos no termina de convencer. O mejor dicho, no demuestra mucha solidez.

 

Un álbum correcto, quizás carezca de temas descollantes, pero nos deja un puñado de buenas canciones. Es cierto, no muy trascendentes, pero mantiene a la Bestia en movimiento.

Comentarios Via Facebook

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here