Es increíble, 50 años pasaron ya desde aquel “Love It to Death”, que tanto revolucionó al mundo del rock, dando comienzo al Rock Horror Show, que a tantas bandas influenció después, desde Kiss (los más grandes) pasando por Marilyn Manson, White Zombie y las catarata de bandas que buscaron el impacto visual desde el escenario.

Los primeros discos son insuperables, el mencionado “Love It To Death (1971), “School’s Out” (1972), “Billion Dolar Babies” (1973) y mi preferido “Welcome To My Nightmare” (1975) donde la banda hacía un rock pesado coqueteando con la psicodelia a lo Pink Floyd (de esa época) y donde el gran Alice no tardó en llegar al reconocimiento en su país y en Inglaterra donde tocó hasta con Bowie.

En los 80s, como todos bajo a los llanos del Hard Rock, sacando grandes discos pero sin la genialidad de los 70s, hasta que se unió a Desmond Child y sacó dos de sus álbumes más recordados “Thrash” (1989) y “Hey Stoopid” (1991) ambos repletos de temas gancheros que volvieron a ponerlo en la cima. En esos años tuve la oportunidad de verlo dos veces en vivo y créanme que el show no tiene desperdicio, desde la boa, la decapitación, la silla eléctrica y más que ahora no recuerdo, el tipo es el puto amo en el escenario. Luego le perdí el rastro hasta “Welcone To My Nightmare II”, y ahora el regreso con este disco.

Que si bien es un buen disco de rock, bien a lo Alice con todo lo que eso significa, está muy lejos de las glorias pasadas. Todo mi respeto para el señor Furnier siempre, un grande entre los grandes.
Quien no manejo cantando a todo volume:

… “You’re poison, running through my veins,
You’re poison
I don’t want to break these chains..”


Alice Cooper: Voz
Wayne Kramer: Guitarra
Johnny Badanjek: Batería
Paul Randolph: Bajo

Por Diego Porpatto

Comentarios Via Facebook

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here