“Aquí está el alma de un hombre, vestida de blanca y lista para ser tomada” nos gritaba Bruce en la apertura del glorioso “The Book of Souls” del 2015, y sirve para graficar como espere yo este nuevo trabajo de la doncella, abierto de gambas listo para ser ajusticiado por un Eddie Samurai con más sed de sangre que nunca.

Pues bien, si nos guiamos por los adelantos “The Writing Of The Wall” fue una bocanada épica, celebro que Maiden a esta altura apele a una canción llena de novedades como esa introducción rock sureño y su progresión a un temazo muy ambicioso tanto en música como letra (soy un apasionado del antiguo testamento) más que en promocionar al bisnieto de “The Trooper” que hubiese sido más fácil y hasta más redituable para ellos. Quizás “Stratego” fue por ese camino, pero las cartas ya estaban echadas, un gran álbum se avecinaba.

Y que álbum!!!! No voy a caer en comentar tema por tema porque eso ya se hizo hasta el hartazgo. Solo voy a decir que no dejo de festejar que el Sr. Harris siga explorando nuevos caminos, canciones más experimentales/progresivas/ oscuras que las que nos venían dando, y por sobre todo melodía, cuando ya no se puede pedir más melodía los tipos inventan la melodía de la melodía, en este caso muy adornada con teclados estratégicamente ubicados (como ya ocurriera en “Seven Son…) este álbum podría haber sido perfecto, para llegar al diez le falto (o mejor dicho le sobro) 2 min menos por canción, porque si bien la obra en su totalidad, al menos para mí, se hizo de fácil escucha, hay un 80 % de “maideneanos” quejándose de la duración y que los temas son todos iguales, cosa que no comparto, pero respeto.

Nombrar un tema favorito me resulta muy difícil, hay momentos épicos, “Hell On Earth”, “The Parchment”, “Senjutsu” (con una letra sublime), “Darkest Hour” y Churchill siempre presente. Maiden sigue demostrando con hechos porque son los números 1 y a diferencia de muchas bandas ese hambre de seguir innovando sin dejar de sonar pesados y melódicos, más experimentales o menos, siempre con la espada al frente. Un disco que ya hace de este 2021 un año musical inolvidable, ya voy preparando el kimono para 2022.

Steve Harris: Bajo y Coros

Dave Murray: Guitarra

Adrián Smith: Guitarra

Bruce Dickinson: Voz

Nico McBrain: Batería

Janick Gers: Guitarra

Por Diego Porpatto

Comentarios Via Facebook

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here